domingo, 15 de marzo de 2009

Algo sobre el amor


Tan sólo esta palabra ha hecho correr ríos de tinta a montones. Se han escrito cuantiosos poemas, innumerables canciones,y se ha filosofado del amor, en todas sus facetas, de mil maneras posibles, hasta el punto que nada que se diga de él resulta nuevo u original.
Existe, solo como un ejemplo, una frase muy interesante respecto al amor. Fue dicha en una vieja película de Hollywood, de los tiempos en que se daba más valor al contenido humano de la historia que a los fuegos artificiales con la cual hoy estas se adornan. Estoy hablando de la película "Love Story", basada en la novela del mismo nombre del escritor Erich Segal, dirigida por Arthur Hiller, protagonizada por Ryan O´Neal y Ali Mac Graw. La frase dice que "amar significa nunca tener que decir lo siento", y su director señala que eso significa que uno nunca tiene porque disculparse por los errores cometidos porque el otro te conoce y te ama a pesar de ellos.
Sin embargo, yo creo que pedir perdón, cuando lastimamos a esa persona que es importante en nuestras vidas es también una forma de amar. Y, por supuesto, esa persona que nos conoce y nos acepta con nuestros defectos y virtudes tendrá ocasión entonces de manifestar su amor al aceptar ese pedido de perdón. Creo que esto no se aplica solamente a una relación de pareja, después de todo, como ya dije, hay mil formas de amor, esta el amor filial, el fraternal, toda interrelación humana puede verse afectada, o no, por el amor en sus diferentes facetas.
Hay una definición del amor que encuentro muy bonita y muy importante de recordar. Esta en la Sagrada Biblia, en la Primera Carta de San Pablo a los Corintios, y dice: "El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo. No se alegra de lo injusto sino que goza en la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo."
Cuantas veces olvidamos esto, y llamamos amor a simples manifestaciones de egoismo. Cuantas veces bajo el título de amor, encasillamos sentimientos mezquinos, nos cegamos y no vemos al otro como es. Cuantas veces herimos, cuantas veces matamos en nombre del "amor" y nos olvidamos de una enseñanza que va más allá de toda religión, de toda creencia, "amarnos a nosotros mismos", como templo de divinidad y amar a los demás, respetandolos en su libertad. Disfruten de la vida y amen mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario