viernes, 27 de marzo de 2009

Releyendo a Morris West


No hay nada mejor que un buen libro para matar el aburrimiento, y libros los hay de todas las clases imaginables y para todos los gustos. Pero, en esa inmensa amalgama de autores hoy quiero hablarles de un escritor en particular, de Morris West. Morris West (1916-1999) fue un escritor australiano que se dio a conocer con obras magistrales como "El Abogado del Diablo" y "Las Sandalias del Pescador", novelas que luego fueron llevadas a la pantalla grande y que junto con muchas otras han conmovido y entretenido al lector más exigente. Es precisamente la novela de "Las Sandalias del Pescador" (1963) la que me encuentro releyendo con sumo interés. Esta novela, cuyo eje es la elección de un nuevo Papa, es una de sus obras cumbres. Sin dudas ya se acordarán de la versión cinematográfica, donde el personaje principal es interpretado por Anthony Quinn. Por supuesto, la novela es mucho mejor, en las hojas escritas se puede ver - sin necesidad de acceder a esa magistral película del antiguo Hollywood - a un personaje de carne y hueso, un ser humano en toda su dimensión, con sus dudas, sus creencias, en fin, una persona. La riqueza de su trama no se detiene ahi, pues Morris West es un genio, todo un gurú en lo que se refiere al papel de la Iglesia en las relaciones internacionales, la política internacional. Y su pluma magistral nos mueve por las habitaciones palaciegas del Vaticano, mostrándonos sus detalles humanos en tres dimensiones. Con "Las Sandalias del Pescador", obra que decidí volver a leer para poder leer los otros dos libros que le siguen, comienza una trilogia que luego se sigue en "Los bufones de Dios" (escrita en 1981) y Lázaro (1990).
Pero la maestria de Morris West no se limita al mundo de la Iglesia Católica, va mucho más alla. En Proteo (1979), por ejemplo, revela con crudeza el mundo de la mafia y también trata de la Guerra Sucia en la Argentina durante los gobiernos militares. Su capacidad no conoció limites y todas sus obras merecen ser leídas más de una vez. Les invito a que lean sus libros, les invito a que se metan en sus páginas, les aseguro que es un buen antídoto ante el aburrimiento. En realidad que es mucho lo que se puede decir de este escritor, pero creo y repito que la mejor forma de conocerlo es leérlo. No creo que se arrepientan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario