domingo, 5 de abril de 2009

Lluvia negra


A los habitantes de Asunción y alrededores, la naturaleza nos sorprendió ayer con una fuerte tormenta con vientos de prácticamente cien kilometros por hora y algo muy particular, una fuerte lluvia negra, fruto, según los entendidos de la excesiva sequía anterior, al igual que el humo proveniente de incendios de zonas cercanas como los pastisales de Formosa, Argentina y otro en Chaco-í, Paraguay, bueno, al respecto les sugiero que lean los diarios on line locales, donde la información será más precisa, incluso pueden mirar la barra del costado de este blog donde aparecen noticias desde nuestro querido país; lo destacable de todo esto es que esta "lluvia negra" que ayer nos baño, manchando ropas, autos, todo, llenando las calles de charcos negros, ensuciando piletas de natación y fuentes, es otra llamada de advertencia hecha por la naturaleza para sus mayores destructores, nosotros los humanos. Como dijo un locutor de radio, "es evidente que la Tierra ya no quiere vivir con nosotros" - los humanos - y no es de extrañarse, teniendo en cuenta el ahínco con el cual la atacamos, el gran empeño que se pone en destruir la naturaleza, talando árboles, poluyendo el agua, convirtiendo todo el planeta en un gran basurero pestilente.

A riesgo de sonar repetitiva, hablo otra vez hablo este tema, de la destrucción de la naturaleza. Un tema que es siempre vigente y que lo será siendo mientras no tomemos consciencia de que estamos destruyendo nuestro habitat. ¡Es hora de hacer algo para recuperar nuestro hogar! Que esta agua negra que manchó nuestra tarde asunceña sirva de motor para que hoy, no mañana - mañana podría ser tarde - para que hagamos algo efectivo, ya sea para recuperar lo que hemos perdido, si es posible, y, ante todo, preservar lo que aun nos queda. Una cosa más en que pensar. Que tengan una excelente semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario