lunes, 4 de mayo de 2009

Sentirse amados


Pensando en qué escribir - y con muchas ganas de hacerlo - me puse a escuchar un disco de un cantante que, si bien hace un tiempo que es reconocido mundialmente, en lo personal, lo acabo de descubrir. Me refiero a Josh Groban, cantautor norteamericano de tan sólo 28 años con una voz de ensueño. Sus músicas - algunas de su autoría - tienen la melancolía la música clásica y el romanticismo del pop, y las letras son realmente inspiradoras. Algunas de las músicas son archiconocidas, como Caruso, el Ave María de Shubert, y también músicas que han llegado a nosotros a traves de películas queridas como el Cartero de Neruda y Cinema Paradiso. En especial quiero referirme a una - todas son hermosas, escuchenlo - titulada "You are loved (Don´t give up)", que, traducida vendría a ser Eres amado, no te rindas.
Cuantas veces en la vida nos sentimos derrotados y sin futuro, todo parece salir mal, todo aparenta en contra nuestra y, en ese derrotero, hay personas que se hunden tan profundamente que no consiguen salir solas del pozo. Cuan importante resulta en un momento así, una sonrisa, un simple abrazo, un gesto de cariño que le haga saber a esa persona que no está sola. La música de la que les hablo va diciendo eso, con otras palabras quizas pero con ese sentido. Resulta dificil sacar la letra traducida así, con tan poco tiempo, y también está el tema de los derechos de autor, por eso les deberé lirica textual de esa música, pero, permitanme que les transmita su mensaje, un mensaje que habla de dar una mano a esa persona que hoy está en las tinieblas, un poco de luz en la oscuridad. Pensemos solamente que, sin darnos cuenta, muchas personas que nos rodean y que nos importan pueden encontrarse en ese trance, y, pensemos también que ofrecer a otros un poco de ayuda, un gesto simple de aprecio el día de mañana volverá a nosotros como un bumerang, como todo lo que hacemos vuelve a nosotros, a veces agigantado. Hay un refrán que dice "haz por otros lo que quieren que hagan por tí", talvéz mañana seamos nosotros los que necesitemos esa mano amiga, ese hombro en que apoyarse, y aun, sin pensar de ese modo, en la retribución, no esta mal recordar que no estamos solos en el mundo y que los demás también necesitan que se les recuerden que son amados. Me despido por esta vez con una hermosa poesia anónima que deben conocer de sobra, pero que no deja de perder belleza por más veces que se la repita. Disfruten la vida.

HUELLAS EN LA ARENA

Una noche soñe que caminaba a lo largo
de una playa acompañado por Dios.
Durante la caminata muchas escenas
de mi vida fueron proyectándose
en la pantalla del Cielo
Según iba pasando cada una de esas
escenas, notaba que unas huellas se
formaban en la arena.
A veces aparecían dos pares de huellas, otras solamente aparecía un par de huellas. Esto me preocupó grandemente porque pude notar que durante las escenas que reflejaban etapas tristes en mi vida, cuando me hallaba sufriendo de angustias, penas o derrotas, solamente podía ver un par de huellas en la arena. Entonces le dije a Dios: "Señor Tú me prometiste que, si te seguía Tú caminarías siempre a mi lado. Sin embargo, he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida solo había un par de huellas en la arena" "¿Por qué cuando más te necesitaba no estuviste caminando a mi lado...?" El Señor me respondió: "Las veces que has visto sólo un par de huellas en la arena, hijo mío, ha sido cuando te he llevado en mis brazos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario