sábado, 6 de junio de 2009

Algo para pensar


Lo reconósco, soy un poco multifacética, incluso para leer. Aun estoy leyendo el libro del cual les hablé en una entrada anterior. Es un buen libro. Pero, debido a su tamaño, al no poder transportarlo en la cartera, encontré otro libro interesante que también les recomiendo. Esta vez se trata de una novela del prolífico genio Morris West, más conocido por sus novelas El Abogado del Diablo y Las Sandalias del Pescador, ambas llevadas magistralmente a la pantalla grande en películas que hoy son todo un clásico. Bien, la novela que estoy leyendo es una seguidilla o continuación - aunque se pueden leer ambas novelas independientemente sin problema - de las Sandalias del Pescador. El libro se titula Los bufones de Dios, en inglés The Clowns of God. Otra vez, Morris West, nos entrega su visión conocedora de las intrigas palaciegas que manejan el Vaticano, donde la fe y la política parecen danzar un baile peligroso y amenazante entre sí.
Pero no es de la novela de lo que quería hablarles hoy, sino de una frase muy interesante que encontré en ella, es una frase de Horacio que dice en latín "Quid sit futurum cras, fuge quaerere", y el personaje que la emplea, en una conversación con su hija, le explica a ella que significa "No preguntes que traerá el mañana" y agrega algo más, le dice "si pasas toda la vida esperando la tormenta, nunca disfrutarás del sol", esto podría asimilarse a la frase que hizo popular la querida pelicula de "La Sociedad de los Poetas muertos" ¿La recuerdan? La frase decía - tambén en Latín - Carpe Diem, aprovecha el día presente. En otras palabras vive tu vida hoy, sin preocuparte tanto por el mañana, después de todo, nadie sabe si mañana seguiremos aquí. Y no lo digo en un sentido fatalista, lo digo simplemente como un recordatorio de que la vida es corta y es un regalo que no podemos darnos el lujo de desperdiciarla. Cuantas oportunidades perdidas por ponernos a pensar tanto en lo que podría pasar, vale la pena arriesgarse de vez en cuando. Después de todo, la vida es muy aburrida si uno no se arriesga un poco aunque sea. Disfruten de la vida hoy. Amen y vivan con toda su energía. Es peor llorar por lo que nunca fue que intentar y caer en el intento. Todo esto lo escribo pensando en personas que, como yo - lo reconosco- a veces tenemos miedo de arriesgarnos y salir de ese espacio de comodidad construido a nuestro alrededor como una muralla protectora... Disfruten la vida, ¡hoy! Carpe Diem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario