viernes, 26 de junio de 2009

Michael Jackson


Es imposible quedar ajeno a lo que ocurrió ayer de tarde en Los Ángeles, California, Estados Unidos. Me refiero, claro, al fallecimiento a la edad de 50 años de Michael Jackson, denominado por el público Rey del Pop. Su música marcó una generación - creo que la mía... - y, aunque no fue el mejor modelo a seguir como persona, no se puede negar su trascendencia, en particular en el mundo musical. Ayer, a pocas horas de su muerte, era asombroso ver la reacción del público, como todo el mundo se plegaba frente al hospital donde había muerto y frente a distintos sitios que fueron de importancia en su carrera como megaartista. Hoy esa demostración sigue teniendo eco, más aun en Internet y las llamadas páginas sociales como Myspace, Twiter y otras. Muchos se manifiestan en estado de shock, otros dicen, qué me importa, o, incluso, aplauden, lo cierto es que nadie queda indiferente. En lo particular, como digo, seguí su música, puesto fue la música que escuchaba a medida que crecía. Muchas de ellas eran pegadizas y hoy, escuchandolas, traen recuerdos gratos. En fin, que en paz descanse, y, como dicen muchos, que realmente descanse de todos sus demonios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario