jueves, 30 de julio de 2009

Ycua Bolaños


El 1° de Agosto del 2004, Paraguay fue titular de las noticias en el mundo por el motivo más nefasto de todos, la muerte de cuatrocientas personas en el incendio del Supermercado Ycua Bolaños, la tragedia civil más grande en tiempos de paz en la historia de nuestro país. Ese día se perdieron familias enteras, padres, madres y niños que murieron abrasados unos con otros, protegiéndose ante el fuego que parecía haber salido de las mismas entrañas del infierno. Las dolorosas imagenes de ese día y de los días que le siguieron aun golpean la mente. Pensar que el día anterior todos estábamos festejando el Día de la Amistad y que, precisamente festejando dicha ocasión, muchas de las personas que ya no están entre nosotros se encontraban almorzando o festejando al abrigo del moderno patio de comidas del mencionado supermercado. Después, luego que el dantesco incendio se apagara, se rescataran las víctimas sobrevientes y se recuperaran los cuerpos de los que no pudieron salvarse, fue escena repetida las caravanas funebres y los velatorios. Donde uno mirara parecía haber muerto alguien, la ciudad misma era un callado cementerio que no lograba salir del estado de shock producido por la trajedia. Por supuesto, los más afectados son los que quedaron de esas familias desintegradas, los sobrevivientes y los familiares que aun hoy, a cinco años de esa trajedia, luchan buscando justicia. Niños huérfanos, padres que perdieron a sus hijos... Ojalá que nunca vuelva a haber otro Ycua Bolaños en 1° de agosto, aunque también se podría afirmar, ojalá nunca hubiera ocurrido. Pero ocurrió, y hoy esa fecha en el calendario enluta de nuevo nuestro país, vuelve a abrir las heridas siempre latentes de quienes vivieron y sobrevivieron la tragedia.
En el mundo siempre habrá un antes y un después del 11 de setiembre. En nuestro país no fue necesario un ataque terrorista, simplemente sirvió un criminal descuido en el cumplimiento de las normas de seguridad edilicia, sólo bastó con cerrar las puertas, para hacer que en nuestro pais exista un antes y un después del 1° de Agosto del 2004, marcado a fuego. Paz en su tumba a los que tan injustamente perdieron la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario