sábado, 10 de julio de 2010

Diario de Pheobe, tercera entrada

DIA 3
He me aquí de nuevo. Estaba a punto no seguir con esto.....Un libro, una novela, tiene un principio, un desarrollo y un final, que no siempre nos gusta. ¿Pero cuando concluye uno de escribir un diario íntimo? En un cuaderno convencional, bueno, el mismo llega a su fin cuando las hojas terminan, y puede seguir en otro o no. Pero en uno que no tiene límites, como el virtual, la pregunta se vuelve a dar ¿cuando llega a su fin? Supongo que cuando quien escribe ya no tiene nada que decir, por cualquier motivo que sea, quizás haya pasado a mejor vida, ya sea en este plano o en aquel del cual no se puede volver, o, simplemente ya no le queda nada por decir. Bien, cual será el caso aquí, ni yo lo sé.
Y ahora otra cuestión.... ¿Porque publicar o escribir un diario íntimo en un blog, donde cualquiera puede leerlo? Bueno, este diario es ficticio, virtual, asi que no peca tanto de indiscreto, no revela historias intimas, o al menos, no los detalles que las personalicen, es un simple medio de expresión. Y dicen que cuando se escribe un diario, aunque uno diga, esto es para que nadie lo lea, en el fondo quien lo escribe fantasea de que alguna vez sus palabras llegaran a otros ojos, lo leerá alguien más. Y de ahí hasta pueden desprenderse miles de posibilidades dignas de una novela, quien sabe, talvez quien escribió aquel diario ya no pertenezca al mundo de los vivos y guarde entre las paginas de su diario algún secreto que pensó que se llevaba a la tumba. O era un secreto que no se animó a decir, y espera que alguien lo encuentre y resuelva dicho misterio... Y rios y rios de tinta pueden surgir de esta mera suposición.
Después de estas pequeñas apreciaciones pseudo filosóficas, por el momento no me queda nada más que decir, más tarde volveré, quizás cuente alguna historia...quizás no.... nadie sabe el futuro...
Pheobe (y Pheobe se pregunta, ¿Alguien lee lo que estoy escribiendo?

Art Comments

Click Here for Art Comments



No hay comentarios:

Publicar un comentario