domingo, 11 de julio de 2010

El mendigo

Frío de calar huesos
noche nublada y gris
nadie se atreve en las calles
nadie osa en salir
solo una sombra se pasea
parece un fantasma, un alma en pena
pero no arrastra cadenas
sino una bolsa rota y vieja
en ella todas sus cosas acarrea
no tiene más, ni siquiera zapatos le quedan
sus pies marchitos pisan el asfalto
cubriéndose de suciedad y olvido
Nadie lo ve, o si lo ven lo ignoran
Nadie pregunta su nombre
A nadie le importa
Ha perdido la voz, a perdido hasta el recuerdo
¿para que necesita voz si nadie le habla?
Solo la soledad lo sigue por su quimera
y con ella como compañera no necesita decir nada
Y mientras la noche no acaba
el mendigo recorre las calles
buscando donde dormir su pena
No tiene techo, no hay abrigo
quizás solo un montón de diarios
y mientras tanto el frío lo va envolviendo
igual que el silencio y el olvido


Elderly Comments

Click Here for Elderly Comments

No hay comentarios:

Publicar un comentario