domingo, 3 de abril de 2011

Tejiendo historias 1 el mail, primera parte

A modo de prólogo.. Antes había empezado a escribir un diario ficticio con un personaje ficticio. Ahora, siguiendo la ficción se me antoja empezar a escribir historias que quizás se vean entrelazadas entre si, o quizás no. Talvez empiece asi a escribir una novela por entregas... veamos que ocurre...Empecemos.

1
La noche estaba tranquila, todos se habían ido a dormir. Todos, excepto yo. Por enésima vez, el insomnio atacaba, y es verdad, el café que había tomado hacía un par de horas, no era precisamente la mejor cura para ese mal que ya parecía un amigo cotidiano... Cansada de dar vueltas en la cama, enredándome con las sábanas, suspiré y las hice a un lado de una patada, ya cuando volviera me encargaría de arreglar la destartalada cama.
Descalza, pues ese había sido un día de limpieza general y el piso relucía, salí de la habitación a oscuras, bajé las escaleras sin hacer ruido, para no despertar a mis padres y entré al viejo estudio donde tanto mi padre como yo compartíamos libros, trabajos, y donde reposaba mi laptop, más dormida que yo. Por cierto que si quería podría llevarla conmigo a la cama, y asegurarme así de que nadie se diera cuenta que andaba aun en pie a esas horas, en vísperas de otro comienzo de semana, asegurarme de no despertar a nadie en forma innecesaria. Pero, quien sabe por qué, comodidad, o quizás costumbre, la computadora estaba donde siempre,sobre el viejo escritorio con tapa de vidrio. Me senté ante él, estiré los brazos sobre mi cabeza e hice sonar mis dedos, luego encendí la computadora y espere que la misma hiciera todas las tradicionales rutinas para que finalmente pudiera hacer lo que tenía pensado hacer, distraerme con internet, revisar mi correo, mi facebook, jugar con los juegos en facebook, lo de siempre.
Su mail fue lo primero con lo que se encontraron mis ojos al abrir el correo. Lo veía y no lo creía, después de lo que se me antojaba una eternidad, él me había escrito..¿A qué se debía aquello? ¿Por qué de pronto sentí temor de leer sus palabras? ¿Sería acaso el miedo a que las heridas que creía cerradas volvieran a abrirse?
- ¿Hija? - era la voz de mi padre sonando a mis espaldas.
Me di la vuelta a mirarlo, la preocupación y el sueño se leían en su rostro. Me había escuchado bajar.
- ¿Qué haces? - preguntó.
Entonces apagué automáticamente la computadora, sin siquiera molestarme en seguir todos los pasos necesarios.
- Estaba terminando un trabajo, pero ya esta, ya me voy a dormir - dije, sonriendo y plasmando un beso en su frente al pasar a su lado.
No valia la pena que lo preocupara. A su edad, el cansancio se leia con facilidad en sus ojos verdes. Mañana sabría que hacía ese correo en mi bandeja de entrada.... (continuará)

2 comentarios:

  1. Beneficial info and excellent design you got here! I want to thank you for sharing your ideas and putting the time into the stuff you publish! Great work!

    cheap nolvadex

    ResponderEliminar
  2. thankyou so much for your comment, I'm happy you like it

    ResponderEliminar