domingo, 9 de octubre de 2011

Poniéndome la máscara

Una vez más me pongo la máscara de la hipocrecía
De la sonrisa vacía, cuando por dentro solo deseo llorar
Más el silencio me invade y es mi rostro una mueca vacía
Y mientras guardo dentro de un cofre este sufrimiento
rezo para tener fuerzas y afrontar el día a día
rezo para olvidar que alguna vez fui feliz
o creí serlo
Y así, trato de sonreír, aun con las lágrimas a flor de piel
aun cuando las heridas están tan nuevas que al primer roce se quiebran
Respiro hondo y voy poniéndome la máscara
una máscara fría, dura, de cera
pesada y asfixiante, que ahoga mis sollozos
cubriéndolos con una burda sonrisa
¿Y qué más puedo hacer?
Si así es la vida
Tengo que esconder mi corazón
Y seguir el día  a día, olvidar, borrar de mi pecho el recuerdo
Sonreír como el payaso
esconder que estoy hecha pedazos



No hay comentarios:

Publicar un comentario