viernes, 30 de diciembre de 2011

Chau 2011, hola 2012!

Mañana es el último día del año, y todos ya estamos preparándonos para recibir el nuevo año. La gente esta haciendo sus compras, lo que van a tomar, comer, y también vestir. La calle es como un manicomio, atiborrada de gente apurada.  Y es también esta una época de reflexiones, no faltan las listas y resoluciones de año nuevo, lo que queremos lograr, los grandes y pequeños objetivos: esos kilos de más que hay que bajar, el auto nuevo que queremos comprar... Pero confieso que soy mala para las listas, bueno, no tan mala, soy excelente para hacer toda una lista de supermercado a la hora de escribir las tareas pendientes y las resoluciones, el problema es que la mitad de lo que escribo cumplo o se cumple, simplemente pasan al cajón del olvido, y claro, están las cosas que escapan a mi poder de decisión, es el típico "Dame Señor fuerza para cambiar lo que puedo cambiar y paciencia para lo que no puedo cambiar, y sabiduría para ver la diferencia", no es una cita textual, porque mi memoria en este momento esta en estado apagado, pero es la idea básica.
¿Y que tal les fue este año? Esta  también es época de balance. Para mí, y no creo ser la excepción, el año que se va tuvo sus altos y bajos, recibí muchas bendiciones de las que me siento sumamente agradecida, y si, también llore mis lágrimas.
 Siempre, al comenzar un nuevo año, el deseo es de que sea mejor del que estamos despidiendo. Si hay salud, que esta se afiance, si no la hay, que esta se restablesca, lo mismo puede decirse para todo lo demás.
También, que haya Paz donde ahora hay guerra, ya sea esta la guerra entre naciones, o entre hermanos, o en las familias, que el verdadero amor que trae la felicidad y la paz triunfe.
¡Feliz año Nuevo!
Les dejo una música alusiva...

No hay comentarios:

Publicar un comentario