domingo, 27 de marzo de 2011

El rostro de la tristeza, un relato

-¡Ay no! - pensé al verla - No otra vez.
Después de pensar que por fin lo había superado, que ya no volvería a derramar lágrimas en vano por quien no lo merecía, ahí estaba de nuevo ella, llorando cual Magdalena, haciendo que la rabia hacia ese ser insensible se incentificara. ¿Es que se podía ser tan estúpido? ¿Cómo no se daba cuenta del sufrimiento que le causaba? No me faltaban ganas de decirle a la cara unas cuantas verdades, más aun sabiendo que ella sufría, y sufría en vano por quien no le merecía.
De que serviría...
De nada. Ella había jurado que ya no lo quería, había repetido mil veces que lo había olvidado, pero bien sabía que no era así. Aun soñaba con él, aun esperaba por él, todo eso sabiendo que nunca vendría. Sabiendo también que el no la quería y que quizás nunca lo haría... Pero ella no podía luchar con lo que sentía. Era más fuerte que ella, formaba parte integral de su alma...
Y yo que podía hacer más que consolarla y esperar que volviera a renacer en ella la lucha, la llama que le recordara que estaba con vida. ¿Qué podía hacer, más que sentarme a su lado y tomarle la mano en silencio? Nada, solo aguardar y secar sus lágrimas de tanto en tanto... Aunque sintiera ganas de abrirle los ojos, incluso de abofetearla a ver si entraba en razón.... ¿Pero es que acaso podía acusarla? Bien sabía por lo que estaba atravesando. Entendía su dolor, su desconsuelo, y entendía que solo el tiempo podría curarla.....
Por lo menos eso esperaba....Quizás mañana conociera a alguien que al fin se diera cuenta de su valía, quizás mañana alguien sufriría por ella y no al revés... Mientras tanto, esperaba y la comprendía.... Vaya que la comprendía, después de todo, yo era ella. Ese rostro cubierto de lágrimas que se miraba al espejo no era sino el mio.. La tristeza que afloraba en sus labios cubría también los mios... Y sabía, que no podía hacer otra cosa más que esperar a que las fuerzas por fin me hicieran reaccionar.

domingo, 13 de marzo de 2011

Sería tan fácil

Sería tan fácil olvidarte si no te tuviera tan presente
Seria sencillo borrarte de mi mente
Si no vivieras en mi corazón
Y no es sencillo, a quien le engaño
Cada día te pienso
Cada día te añoro
Se me hace dificil seguir
Cada paso que doy cuesta
Cada minuto que transcurre, duele
Y es que te extraño
Más de lo posible
Y es que sé que tu
al contrario, me has olvidado
Sería tan sencillo, borrarte para siempre de mi mente
Pero te llevo dentro y no consigo
borrar tu rostro de mis pensamientos


jueves, 10 de marzo de 2011

Juan Luis Guerra "El niagara en bicicleta"

Cualquier parecido con la realidad....no es ninguna coincidencia, es triste, pero nuestros hospitales son igualitos....