lunes, 6 de febrero de 2012

El amor, el amor, el amor

Estaba a punto de escribir algo acerca de lo aburrida que me tiene el tema del día de los enamorados. Y para ser sincera, en cierta forma lo estoy, pero, al igual del resto de las personas poco afortunadas en esta área, no tengo más remedio que tragarme tanta propaganda relacionada con el 14 de febrero..
Pero no era de eso de lo que quería hablarles, sino de una película que me encantó y de la cual aun no se su nombre. Debe ser bien vieja, pues la pasaron en un canal local y es de la clase de película que me encanta, uy si, una película romántica. No sé si calificarla de comedia, porque en muchos sentidos no lo era, pero eso sí, era muy humana, y ahí me encontré con Steven Carrel, a quien acostumbro ver en películas cómicas, más bien absurdas, como El Todopoderoso II, o no sé si era el tres, donde  se convierte en un Noe moderno con arca, animales que lo persiguen, etc. Y no nos olvidemos de una de sus últimas, "Estúpido y loco amor" o, en inglés Stupid love, donde tiene un papel bastante secundario uno de mis cantantes favoritos, Josh Groban, de quien podrán saber más con solo pasearse por este blog o ir a su página oficial. En fin, volviendo a la película que hoy me deslumbró. Steve Carrel hacía el papel de un papá viudo con tres hijas, que iba a pasar, creo que Acción de Gracias, con el resto de su familia, sus padres y un montón de hermanos, el tipo de familia de la cual es mejor huir si no te gusta el ruido, pero que en lo personal encuentro fantástica, talvez porque mi propia familia es numerosa. Y ahí Steve encuentra el amor, obvio está, de la manera menos esperada y en la persona errada, si por errada entendemos a la prometida de su hermano.
Ojalá el canal que lo trasmitió conteste mi tweet y me diga cómo se llama la película de la cual les hablo, pero mientras tanto, dejen que les cuente que es realmente hermosa, de esas que te captura. Lo que me lleva a hacerles una pregunta, ¿cual es su película romántica preferida de todos los tiempos? La que más les guste, esa película que han visto miles de veces y se saben todo el parlamento, pero aun así la vuelven a ver si tienen la oportunidad.  Yo tengo dos, una es Sintonía de Amor ("Sleep less in Seatle"), donde el amor surge de la manera más imposible que haya . Creo que fue con esta película que descubrí mi amor por el jazz y puedo cantar sus canciones, aunque no de memoria. La otra es Orgullo y Prejuicio, verla me hizo leer el libro en su idioma original con más ahínco, con más inspiración.
Bueno, películas románticas y que dejan huellas hay muchas, pero la entrada resultaría muy larga para nombrarlas a todas. Y ahora tendría que agregarle la que vi hoy, y de la cual no se su nombre.
Para no seguir hablando, aquí les dejo una de las músicas que más me gustan de Sleepless in Seatle, interpretada por Harry Connick Jr, A wink and a smile, es decir un guiño y una sonrisa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario