lunes, 2 de abril de 2012

Estado: Leyendo

A mis queridos seguidores debo pedir disculpas por el silencio de estos días, aunque fue breve, solo dos días, silencio al fin. Estaba enfrascada en mi lectura, leyendo, sin mayores pausas la novela Persuación de Jean Austen. Quería terminar el libro el día de ayer, pero no fue posible, y aun me quedan unas cuantas páginas para lograrlo. Y de hecho, ya verán la publicación de mi crítica, o mejor dicho, mi opinión acerca del libro, apenas lo acabe.
Me siento aun sumergida en la atmósfera de Cranford. Y no es extraño, si se piensa que Jean Austen y Elizabeth Gaskell (su obra es Cranford) fueron contemporáneas. Aun estoy moviéndome entre esos personajes de la época victoriana, con sus vestidos llenos de encaje, tan puntillosos en cuanto a los modales, personajes tan vívidos y con los cuales es posible encariñarse, o todo lo contrario.
Es una lectura entretenida, es perderse, por unos minutos o un par de horas en la verde campiña inglesa. 



De variado
                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario