domingo, 7 de abril de 2013

Soledad que no me dejas...

Soledad que no me dejas
escapar de tus redes de acero
Aprisionas mi corazón en tus garras
envejeciendo mi espíritu
llenando de melancolía mis sueños
Amargando las horas del día
Desesperando mis noches de insomnio
Soledad que no sabes compartirme
y buscas aniquilar en mi alma
cualquier vestigio de alegría
Ojalá no fueras tan egoísta
Pero eres como un dictador opresivo
que odia la libertad
Y no permites que salga,
aunque sea por un segundo
de esa lobrega cárcel donde aprisionas mis sueños
Ya quisiera tener yo el secreto para vencerte
Tener la fuerza necesaria para romper tus dolorosas cadenas
Y volar muy lejos en pos de mis sueños
Para no volver a verte nunca, ¡opresora de mis sentimientos!


2 comentarios:

  1. Hola amiga querida muy bello y muy cierto esto que escribiste... se de lo que hablas porque he luchado y aveces lucho contra la "soledad". Creo que el estar solo un tiempo hace bien... pero toda una vida no es bueno ni para tu alma ni para tu corazón. Nacimos para compartir nuestras vidas y cuando esto no lo podemos hacer... es ahí donde siento que perdemos una parte de nosotros y la vida pasa de ser clara a un gris o a veces negra. Tu eres la dueña de tu vida, la soledad es tu elección o la tomas o la dejas y comienzas a vivir una vida nueva sin permitir que la soledad se adueñe de ti.
    Perdón que me extendí tanto pero es un tema que me atañe mucho a mi persona y lucho contra esto y quise compartirlo contigo. Un beso enorme amiga y sigue escribiendo bonito! Hasta pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querido amigo, gracias por tu comentario, es verdad, la lucha contra la soledad es como una batalla campal sin tregua. Y si, a veces necesitamos estar solos, pero pareciera que la soledad quiere apropiarse de nosotros más de la cuenta. Gracias por tu comentario, te mando un gran abrazo

      Eliminar