jueves, 30 de julio de 2009

Ycua Bolaños


El 1° de Agosto del 2004, Paraguay fue titular de las noticias en el mundo por el motivo más nefasto de todos, la muerte de cuatrocientas personas en el incendio del Supermercado Ycua Bolaños, la tragedia civil más grande en tiempos de paz en la historia de nuestro país. Ese día se perdieron familias enteras, padres, madres y niños que murieron abrasados unos con otros, protegiéndose ante el fuego que parecía haber salido de las mismas entrañas del infierno. Las dolorosas imagenes de ese día y de los días que le siguieron aun golpean la mente. Pensar que el día anterior todos estábamos festejando el Día de la Amistad y que, precisamente festejando dicha ocasión, muchas de las personas que ya no están entre nosotros se encontraban almorzando o festejando al abrigo del moderno patio de comidas del mencionado supermercado. Después, luego que el dantesco incendio se apagara, se rescataran las víctimas sobrevientes y se recuperaran los cuerpos de los que no pudieron salvarse, fue escena repetida las caravanas funebres y los velatorios. Donde uno mirara parecía haber muerto alguien, la ciudad misma era un callado cementerio que no lograba salir del estado de shock producido por la trajedia. Por supuesto, los más afectados son los que quedaron de esas familias desintegradas, los sobrevivientes y los familiares que aun hoy, a cinco años de esa trajedia, luchan buscando justicia. Niños huérfanos, padres que perdieron a sus hijos... Ojalá que nunca vuelva a haber otro Ycua Bolaños en 1° de agosto, aunque también se podría afirmar, ojalá nunca hubiera ocurrido. Pero ocurrió, y hoy esa fecha en el calendario enluta de nuevo nuestro país, vuelve a abrir las heridas siempre latentes de quienes vivieron y sobrevivieron la tragedia.
En el mundo siempre habrá un antes y un después del 11 de setiembre. En nuestro país no fue necesario un ataque terrorista, simplemente sirvió un criminal descuido en el cumplimiento de las normas de seguridad edilicia, sólo bastó con cerrar las puertas, para hacer que en nuestro pais exista un antes y un después del 1° de Agosto del 2004, marcado a fuego. Paz en su tumba a los que tan injustamente perdieron la vida.

miércoles, 29 de julio de 2009

¡Feliz día de la amistad!


Mañana en Paraguay se festeja el día de la amistad, un día para compartir con esas personas especiales de nuestra vida con quienes quizas no nos unan lazos de sangre, pero los lazos que nos mantienen unidos son igualmente fuertes, especialmente cuando la amistad es sincera, desinteresada, cuando el apoyo es mutuo. Por todas partes, desde que comenzó el mes se ven regalitos, posters y tarjetas con temas alusivos, frases hechas, frases mil veces repetidas, algunas graciosas, otras más sentimentales, todo encaminado a un solo fin, dar las gracias a esas personas con las que compartimos a veces el día a día en el trabajo, o las reuniones, o aquella a quien llamamos cuando el dolor y la desesperación nos hace querer tirar la toalla. Se repiten los poemas, se usan una y otra vez las hermosas imágenes de animalitos abrazados, caricaturas tiernas, flores, etc. Internet no se queda atrás, alli la fuente de frases e imagánes relacionadas es ilimitada. En fin, nada de lo que agregue al respecto sería nuevo, y, por otro lado, no tiene nada de malo ser repetitiva cuando se quiere dar las gracias, así que, GRACIAS A TODAS ESAS PERSONAS QUE ACOMPAÑAN MI VIDA, GRACIAS POR LA RIQUEZA QUE LE DAN CON SU SONRISA, CON SU VOZ DE ALIENTO Y HASTA LAS PEQUEÑAS SEÑALES DE ADVERTENCIA CUANDO ESTOY EQUIVOCANDO EL CAMINO, A TODAS ELLAS, MUCHAS GRACIAS Y MIL BENDICIONES.
¡FELIZ DIA DE LA AMISTAD!

viernes, 24 de julio de 2009

El pasado nos llama desde la tumba


El hallazgo ayer de fosas comunes en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, remueve viejos y casi olvidados recuerdos del pasado de nuestro país. De un tiempo en que era mejor callarse o podías terminar como esos restos que hoy salen a la luz, fuera del país, o torturado a manos de las autoridades. Son tiempos oscuros de nuestra historia que aun nos tocan de cerca y que siempre estarán latentes, para manifestarse con toda su fuerza en ocasiones como esta. Aquellos años, aunque muchos se empeñen en decir que se vivía mejor, fueron tiempos de oscuridad y de miedo, de desconfianza entre vecinos, incluso entre familiares, un pasado que siempre manchará con sangre nuestros libros de Historia. Siendo orgullosa hija de alguien que fue perseguido por la Dictadura, alguien que fue torturado, aunque, por mi edad no haya conocido en carne propia cómo era la vida oscura de esos años, este hallazgo de restos humanos no me resulta indiferente, por el contrario. Resulta inquietante, aunque no sorprendente, que, a tantos años del "fin" de la Dictadura y a unos cuantos años de la muerte del Dictador, los testigos - quienes finalmente revelaron donde se encontraban estas fosas comunes - lo hagan con miedo, cuidando que su identidad no sea develada. Y esto es sólo el comienzo, pues se sabe - la gente lo sabe - que hay muchos más. Muchos restos esperando volver a sus familiares, esperando recuperar la identidad que les fue arrancada junto con la vida. Gracias a los avances de la Medicina Forense, las posibilidades de que esos restos sean identificados son mucho mayores a lo que se hubiera podido hacer en la época en que fueron escondidos tan vil mente. Recién se está comenzando, el proceso será largo, pero no deja de ser una buena - aunque no excenta de tristeza - noticia para aquellos que aun hoy siguen buscando a los suyos entre los campos del silencio, disfrazados de huertas y jardines floridos.

miércoles, 22 de julio de 2009

Talvez tenga razón después de todo


Hoy cuando abrí el buzón de entrada de mi correo electrónico, encontré que alguien había comentado una foto que publiqué en una de las páginas sociales a la que estoy suscrita. Yo esperaba lo de siempre, buenos comentarios, pero, en lugar de ello, me di un encontronazo con una persona que consideraba que mi técnica pictorica es pésima. En ese momento quise decirle que se fuera a freir mondongo! Pero sólo le di las gracias por su crítica constructiva y que ojalá ella también publicara uno de sus cuadros - lo reconosco, lo último era aun fruto del veneno que tenía dentro para ella - y luego seguí adelante. Ahora, horas más tarde, pensándolo bien, llegué a la conclusión de que quizás estaba en lo cierto, talvez mi técnica sea de las peores. No lo digo para que me tengan pena, lo digo porque puede que mirándolo objetivamente, aun me falta mucho que aprender. Después de todo, sólo estudié un mes - luego ya no pude hacerlo - y es una tarea pendiente que tengo conmigo misma el de dedicarle un estudio serio a la pintura algún día. Mientras tanto, le agradesco a esa persona por bajarme los humos. Cuento esto, porque muchas veces nos cuesta - a mi me recontracuesta, y hoy estoy inventando palabras, disculpen - aceptar las críticas aunque estas sean dichas de buena forma y con buena intención. No voy a entrar a examinar que clase de crítica fue la que recibí hoy. La crítica, de la clase que sea nos pone a la defensiva, y quien está a la defensiva saca las garras. Nuestro orgullo se ve herido, aunque más no sea por una tontería. Y supongo que se debe a que somos humanos, seres de carne y hueso con nuestras inseguridades, queriendo ser perfectos sin serlo.

Bueno, disfruten de la vida, y amen mucho, y si critican a alguien critiquenlo con humildad y consideración, tal como esperan ser tratados ustedes. No en valde existe el dicho que afirma que debemos tratar a los demás como esperamos ser tratados.

viernes, 17 de julio de 2009

¿Es necesario que la gente muera para tomar conciencia de las cosas?


La semana que ahora llega lentamente a su fin, empezó para nuestro país con la trágica noticia de un ómnibus de pasajeros que cayó a un arroyo al cruzar un puente en calamitoso estado. Se perdieron vidas humanas, seis en total, incluídos el chofer y el guarda, cuyos cuerpos, aun no fueron encontrados. Al mirar el noticiero, no resulta extraño por qué el vehículo de pasajeros cayó al agua. Es un verdadero suicidio cruzar un puente como ese, y lo cierto es que ese viejo puente de madera rota y carcomida es sólo un ejemplo de muchos puentes que están en igual o peor estado, utilizados porque no hay otro camino, desafiando a la muerte que, en esta ocasión, se cobró sus víctimas. Los caminos y puentes en mal estado no son una novedad, sino historia vieja y reiterada. Lo triste es que un puente tenga que cobrarse vidas humanas para que tomemos consciencia del peligro que representan. Lo mismo ocurrió con el incendio del Ycua Bolaños - la tragedía paraguaya más grande en tiempos de paz - tuvieron que fallecer quinientas personas para que recordemos que vivimos en edificios y construcciones que no cumplen los requisitos mínimos de seguridad para situaciones de incendio, etc. Las pocas cosas que hacemos, lo hacemos todo a medias, y, lo que es peor, dejamos todo en manos de un gobierno inoperante. Ese es nuestro mal como paraguayos, nos dejamos estar, y no nos organizamos para mejorar nuestra situación y nuestra seguridad, esperamos todo de arriba y eso se ve en los caminos, en esos puentes que parecen sacados de una película vieja, retratos de un siglo anterior al presente. Así dicho, resulta hasta romántico, pero lo peor es que para que siquiera nos preocupemos de cosas así, primero parece necesario que ocurran tragedias como estas para que al menos tomemos conciencia, y para movernos quien sabe qué será necesario. Esa es una trágica radiografía de la idiosingracia de nuestro pueblo. Es hora de luchar contra esa apatía, al menos en el pequeño espacio en que cada quien se mueve.

miércoles, 15 de julio de 2009

Acaso es la falta de información la culpable


Cuando estaba en el colegio, hace unos cuantos años atrás, en Estudios Sociales, al estudiar la historia de nuestro país, aprendíamos casi al vuelo acerca de los habitantes originarios de nuestra tierra. Del montón de comunidades existentes apenas conocíamos a los guaraníes, que practicamente abarcaban o servían para denominar a todas las demás etnias originarias, talvez hayamos estudiado a los chamacocos, y a los guayakies, entre otros, pero entonces no sabíamos nada, o en todo caso, no nos enseñaban de la existencia de otras comunidades, de su riqueza cultural, de sus profundas tradiciones. No sabíamos nada. Hoy, hojeando al paso un libro que se usa actualmente en el segundo curso de la media, lo que llamábamos educación secundaria, pude leer acerca de comunidades indígenas de las que recién actualmente, con las informaciones constantes de los medios de comunicación, conozco. Y al ver nuestras calles innundadas de pequelos niños indigenas, descalzos, sin abrigo, enfermos, sucios, expuestos a todo, sin techo, apenas sobreviviendo de la caridad ajena, me pregunto si en parte no es el desconocimiento de esas riccas culturas la que ha favorecido que hoy nuestros pueblos originarios sobrevivan en la mendicidad, sobrevivan en la calle, a expensas del frio, del AH1N1, incluso del odio. Me pregunto si ese desconocimiento ha favorecido el desprecio con que históricamente se los ha tratado. Quisiera pensar que si hubieramos prestado oídos a conocer aunque sea un poco de esas culturas, a valorarlas y respetarlas, la situación en nuestras calles sería otra. Lo cierto es que hoy, con esa lluvia que cae mansa sobre la ciudad, y el frio que cala los huesos, una enorme cantidad de familias indígenas - en su mayoría niños que no alcanzan a tener ni seis años, pueblan nuestras calles y nuestras plazas, muriendo de frío y hambre. Sería bueno vencer tantos prejuicios, aunque más no sea para dar una mano a esos niños, a esas familias que hoy sobreviven en la crudeza de la calle. Abrir los ojos, mirar nuestras calles, informarnos, y ver la forma de ayudar, que el frío y las enfermedades no dan tregua. En fin, tomar conciencia de que son nuestros hermanos, y más además de eso, la sombra viviente de nuestros antepasados.

sábado, 11 de julio de 2009

¿Qué sería de nosotros sin los sueños?


He escuchado un montón de veces, que hay que tener los pies bien plantados en el suelo. Eso es cierto, no es muy sano que digamos cerrarnos a la realidad que nos rodea, negarla por completo y vivir en una burbuja propia, como si no perteneciéramos a este mundo. Pero, tampoco es muy sano negarse de plano a los sueños, después de todo, forma parte del ser humano, desear, soñar y tener esperanzas de que todo puede mejorar, de que lo que hoy parece una utopía inalcanzable el día de mañana, puede ser una realidad, un sueño cumplido. No esperen de mí escuchar que hay que dejar de soñar, eso jamás le diría a nadie, ni a mi peor enemigo, porque yo considero que los sueños son una forma de esperanza. Los sueños, la esperanza de que podemos cumplir nuestros propósitos aparentemente inalcanzables, sirven, creo yo, como un motor, como un aliento que nos ayudan a seguir enfrentando el día a día. Por supuesto, no podemos lanzarnos a los sueños, rechazando la realidad, lo ideal sería el punto medio, estar conscientes del mundo que nos rodea, sin perder las esperanzas, pues de personas que han perdido la esperanza se alimentan las estadísticas que nos hablan del suicidio, para ellos ya no hubo una luz al final del túnel - y llamen a esa luz como quieran llamarla, puede ser Dios, o puede ser simplemente el propio yo que dice que aun faltan cosas por ver - ya perdieron la esperanza, esa llama de fe que dan los sueños de que todo puede ser mejor. No sé si me equivoco al mezclar un poco la esperanza con los sueños, no sé si voy por el derrotero equivocado. Esta es simplemente una humilde opinión.
Así que no renuncien a sus sueños, vivan el hoy pero sin perder las esperanzas. Amen y vivan sin fronteras, que la vida es hermosa y vale la pena vivirla. Me atrevo a sugerirles una lectura que talvez les ayude a recuperar la fe en los sueños. Me refiero a Juan Salvador Gaviota, escrita por Richard Bach. Talvez ya la leyeron, pues es un libro que no es nuevo, y si no, les invito a que lo lean, no es largo. Un comentario más extenso al respecto van a poder encontrar en otro blog escrito también por esta servidora, dedicado a las reseñas de los libros que vendemos en nuestro negocio de libros usados. Les doy el link y de paso les invito a darse una vuelta por allí. Es http://aidalibrosrecomendados.blogspot.com/

miércoles, 8 de julio de 2009

http://www.46664.com/Home.aspx

http://www.46664.com/Home.aspx

Posted using ShareThis

46664

Tengan en cuenta esta Fundación creada por Nelson Mandela, para crear conciencia sobre el VIH - SIDA, al igual que otras causas relacionadas vayan a este link46664 o al sitio oficial que es 46664.com

Shared via AddThis

lunes, 6 de julio de 2009

HIstorias de la Madre Teresa de Calcuta


Hoy ya no está con nosotros, pero su ejemplo sigue dando frutos por todo el mundo. La Madre Teresa de Calcuta es ya una santa para muchos y su ejemplo es valorado incluso por no católicos. Revisando mis libros, encontré, al paso un libro escrito con sus enseñanzas titulado, "Amor, un fruto siempre maduro". Del mismo quiero compartir con ustedes una de las historias verídicas que ahí se recogen. La idea es ponernos a pensar, no sólo en nosotros mismos, también en los demás. Espero que les inspire

Dios me ama

Hace algunos meses recogimos a un hombre en las calles de Melbourne, un alcohólico que había vivido durante años en ese estado; y las Hermanas lo llevaron al Hogar de Compasión que tenemos allí. A través de la forma en que se acercaron a él y de la forma en que cuidaron de él, comprendió repentinamente, "Dios me ama".

Cuando salió del hogar no volvió a tocar una gota de alcohól, regresó a su familia, al lado de sus hijos y a su trabajo. Y después, cuando cobró su primer sueldo, le trajo a las Hermanas diciéndoles: "Quiero que hagan por los otros descarriados lo que han hecho por mí: mostrarles el amor de Dios. Nada más."

Esta es una de tantas historias que se recogen en el libro de la Madre Teresa, junto con sus reflexiones. Si les gusta, les buscaré otras historias similares, quizas les inspire, y, también, quizás les de un poco de esperanza. Que disfruten la semana. Amen a los demás, no cuesta nada, basta un gesto o una sonrisa, nada más.

domingo, 5 de julio de 2009

Weeping, from The David Letterman show, April 30, 2008 Video by Carol - MySpace Video

Hasta hace poco el apparteid hacía sus estragos en Africa, sus huellas aun perduran y de eso habla esta música, aunque como señala Josh Groban cuando la presenta, también habla de espranza. Por supuesto, esperanza en un mundo mejor, donde no exista el odio racial o por la diferencia que sea...De la mano de Josh Groban, con su increible voz, disfruten Weeping, from The David Letterman show, April 30, 2008 Video by Carol - MySpace Video

Shared via AddThis

Gira Con Me Questa Notte Video by Carol - MySpace Video

Música para empezar la semana con una sonrisa relajada. Que lo disfruten Gira Con Me Questa Notte Video by Carol - MySpace Video

Shared via AddThis

Mes de la amistad


Estamos en el mes de julio, el mes de la amistad. Y se lo festeja en forma mundial, pero como paraguaya debo hablar con orgullo de cómo se estableció el 3o de julio para celebrar esta fecha de regalos, abrazos y sobre todo, gratitud. Y, para eso, qué mejor que recurrir a una de las fuentes de conocimiento general más importantes de la red, me refiero a Wikipedia, que, al respecto señala: "El Día del Amigo tuvo un antecedente histórico llamado Cruzada mundial de la amistad que fue una campaña en favor de dar valor y realce a la Amistad entre los Seres Humanos, de forma que permita fomentar la Cultura de la Paz. Fue ideada por el Doctor Ramón Artemio Bracho en Puerto Pinasco, Paraguay en 1958. A partir de dicha idea, se fijó el 30 de julio como Día de la Amistad y se celebra en varios países de Sudamérica. En Paraguay se celebra el 30 de julio. Las vísperas del 30 de julio son aprovechadas para comprar regalos a los amigos cercanos y a las parejas, son muy comunes las fiestas en los bares, discotecas o una cena entre amigos íntimos. También se considera tradicional el juego del "Amigo Invisible" donde en pequeños papeles se reparten los nombres de todos los miembros de un grupo y al que sale elegido (en forma secreta) se le regala un presente el día 30. Esta costumbre es muy practicada en Asunción y otras ciudades paraguayas en las escuelas y lugares de trabajo."

Disculpen que haya actuado como un lorito repetitivo, pero quise precisión y esta me pareció la mejor forma de hacerlo. No me miren tan mal, ya seguiremos hablando de la amistad, tenemos todo un mes para enfocarnos en ella y en sus enriquecedores aspectos. Esta es sólo una introducción. Disfruten la semana.