sábado, 3 de septiembre de 2016

Mamá

Mamá, este lunes se van a cumplir dos meses ya desde que no estás, dos meses que te fuiste al cielo - de eso no tengo dudas-  dejándonos un gran vacío. Se que ese vacío es parte del egoísmo de querer que aun estés a mi lado, de poder hablar contigo, abrazarte, tenerte cerca, pero se también que estas donde ya no existen limitaciones para tu cuerpo y que no estas sufriendo, sino velando por papá, por tus hijos, tus nietos, por todos que aun te buscamos.
La gente me dice que tengo que ser fuerte, que me hubieras querido ver feliz, y si, tienen razón, pero aun asi no puedo evitar llorarte constantemente, y es que duele no tenerte mamá, duele y mucho, aun me cuesta creer que sea asi, que ya no estés como antes, yo te necesito todos los días. Estoy tratando de cuidar de papá como vos hacías y no te llego ni a los talones, no consigo hacer las cosas como vos hacías, con tanta perfección, no soy ni un poco perfecta. En ocasiones me enojo con el mundo porque ya no estás a mi lado, pero sin embargo, te hablo todo el tiempo, te siento en las cosas que te gustaban una flor, las cotorritas que vienen a comer arroz en el patio, alguna música, alguna película o algún libro que sé que te gustaron o que estoy segura te hubiera gustado.
Te busco mamá, te busco y te lloro, te necesito tanto, a veces el mundo se me vuelve gris y hasta negro desde que no te tengo conmigo, pero trato de seguir tu ejemplo y no rendirme, nunca te quejaste aunque estuvieras pasando lo indecible con tu enfermedad, siempre encontraste fuerzas para luchar y seguir y es lo que intento hacer, pero me cuesta porque no soy como eras vos. El vacío que nos dejaste nadie lo va  a llenar, tal vez te imitemos pero no es lo mismo.
hoy encontré esta foto de hace tanto tiempo atrás, fui afortunada
tenia mamá de oro
Quise escribir un libro sobre tu vida, pero aun no logro escribir la primera línea. Me gustaría que no te olviden - bueno, nosotros por supuesto que no lo haremos nunca - pero me refiero a otras personas,  y también a los que no tuvieron el lujo de conocerte, como por ejemplo los nuevos integrantes de esta familia que supiste formar y aglutinar, para ellos quisiera poder contarles lo extraordinaria que fuiste, que supiste hacerte querer por todos los que de alguna u otra forma coincidieron en este mundo contigo. No se me olvida que hasta hace poco, tus alumnos, ya viejos y canosos, venían a traerte regalos o simplemnte  a mandarte un saludo... Será doloroso decirles que ya te adelantaste de nosotros y te fuiste al cielo...
Mamá, te amo, te doy las gracias por tanta riqueza que supiste darme, y no me refiero a lo material, me refiero a los valores que vos con papá supieron inculcarnos y sobre todo al amor y la unión familiar que supiste crear. Hoy seguimos juntos, extrañándote juntos, queriéndote y recordándote
Y no me despido porque te hablo todo el tiempo, lo nuestro es una conversación sin final, sólo quisiera poder abrazarte, te amo mamá